A pesar del trágico incendio, las abejas de la Catedral de Notre Dame siguen prosperando

VER más información en las noticias publicadas el 16 y 23 de abril de 2019

Una señal de esperanza en medio de la desolación causada por el incendio del tejado de la Catedral de Notre Dame en París, Francia, fue ratificada por la cuidadora de las colonias de abejas del techo de la Sacristía de la Catedral, Sybile Moulin. La experta ratificó que las más de 30 mil abejas de la Catedral están prosperando y que se preparan para producir las cantidades habituales de miel en verano.

La incertidumbre sobre la suerte de las abejas surgió para los expertos tras la noticia del incendio. La cera de abejas se derrite a 63 grados centígrados, por lo que si las llamas alcanzaban el techo de la Sacristía ( a un nivel más bajo que el techo de la nave) lo más probable es que las colmenas se derretirían y atraparían en su interior a los insectos. La situación de las abejas no se pudo verificar inicialmente porque las autoridades no permitían el acceso al lugar hasta garantizar la seguridad del mismo.

«No hay nada malo con ellas en absoluto. El comportamiento de las colonias es perfectamente normal», reportó Moulin al informativo The Guardian. «No son muy activas en esta época del año, pero así es como debería ser. Parecen estar bien». Después de casi 10 meses del incendio, las colonias están saludables y podrían repetir la producción de miel registrada el año anterior, cuando se recolectaron 66 kilos de miel.

Para visitar las colmenas, Moulin tuvo que realizar un curso de capacitación en salud y seguridad y las primeras verificaciones del estado de las colmenas se hicieron con ayuda de drones. Las imágenes obtenidas por satélite corroboraron que las colmenas estaban en sus lugares y que no habían charcos de miel bajo las mismas. Los reportes, y algunos vídeos de trabajadores de los equipos de reconstrucción, permitieron constatar que las abejas laboraban como es costumbre, lo cual indica que las abejas reinas estaban vivas y continuaba la reproducción. Las visitas posteriores verificaron que las abejas sobrevivieron sin problemas. La miel recolectada fue enviada a laboratorios para verificar que no estuviera contaminada con plomo.

Fuente: Gaudium Press. Con información de Aleteia. Fotos: Clarin.com y CNN.

L

C