¿QUÉ PASA CON LAS ABEJAS EN COLOMBIA?

Hace unos días abundaron titulares de prensa anunciando “un gran paso adelante” en defensa de las abejas debido al fallo del Tribunal Administrativo de Cundinamarca en relación con la Acción Popular promovida por el abogado Luis Domingo Gómez Maldonado quien solicitó amparo de los derechos e intereses colectivos (i) al goce de un ambiente sano, (ii) a la existencia del equilibrio ecológico y el manejo y el aprovechamiento racional de los recursos naturales y (iii) a la seguridad y salubridad públicas, por considerar que tales derechos están siendo vulnerados por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural (MADR), el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADS), el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) y la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) por no tomar medidas ni realizar acciones concretas para la protección de las abejas y los polinizadores.

El abogado Gómez Maldonado solicitó, además: “Que se ordene a las autoridades colombianas ajustar el uso de productos fitosanitarios que contengan las sustancias activas clotianidina, tiametoxam, imidacloprid y fipronil pertenecientes a la familia de los neonicotinoides a los estándares vigentes en la Unión Europea en aplicación al principio de precaución y en protección de los derechos colectivos.”

El Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural (MADR) y la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) prácticamente dijeron que el asunto no era de su competencia y que no había prueba de su responsabilidad en los cargos que se le hacen.

El Tribunal falló de la siguiente manera, resumiendo:

1.- Niega la pretensión del MADR y la ANLA de quedar por fuera del proceso y encuentra que sí tienen responsabilidad en lo que se les imputa, lo mismo que el MADS y el ICA.

2.- Considera que sí existe la amenaza de vulneración de los derechos e intereses colectivos, por parte de las entidades acusadas.

3.- En consecuencia ORDENA la conformación de una Mesa de Trabajo sobre la Utilización de los Neonicotinoides en Colombia, integrada por delegados de MADR, MADS, ICA, ANLA, Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), Fundación NATURA Colombia y el actor de la Acción Popular. La Mesa se crea con los siguientes fines:

– Profundizar en la investigación científica y en la valoración sobre el estado actual de la ciencia en relación con el impacto de los neonicotinoides en la mortandad de abejas y de otros polinizadores;

– Encontrar evidencia suficiente sobre el particular, lo cual no implica certeza científica absoluta, o con la evidencia con la que se cuenta avanzar en la adopción de medidas que permitan una disminución y una eliminación gradual en la utilización de tales sustancias en la práctica agrícola, así como la búsqueda y el establecimiento de alternativas en relación con los neonicotinoides mencionados, bien para procurar una adecuada utilización de los mismos o para proceder a la búsqueda de medios alternativos de control de plagas.

EN OTRAS PALABRAS: no hay ningún “gran paso adelante”, simplemente se crea una Mesa de Trabajo para investigar el asunto y tomar las medidas que considere necesarias. NO se toma ninguna medida concreta e inmediata que proteja a las abejas y demás polinizadores.

Y poco se puede esperar de una Mesa de Trabajo conformada mayoritariamente por las entidades responsables de amenazas de vulneración de los derechos e intereses colectivos mencionados (como reconoce el fallo), y la SAC que representa al gremio principal responsable del problema. Además, el gremio apicultor NO está invitado a esa mesa de trabajo.

Fuente: El Quindiano. Colombia. Fotos: Encolombia.com y Fundación miel de Colombia