Diseñan colmenas a prueba de osos para los montes asturianos

Un oso trata de abrir una colmena en busca de miel
El colectivo Fapas abre un proyecto para financiar nuevos panales construidos con tubos de PVC

En los montes asturianos, las dificultades para armonizar la vida de las diferentes especies son el pan de cada día. El Fondo para la Protección de Animales Salvajes (FAPAS) es consciente de ello y trabaja a diario para facilitar que cada uno de los habitantes de los bosques convivan de la forma más pacífica posible. Especialmente significativo, es el caso de los osos y las abejas, ya que los primeros tienden a ir en busca de las colmenas para así llevarse algo dulce a la boca. Para solventar este problema, el FAPAS ha creado un proyecto para construir nuevas colmenas, construidas a base de tubos de PVC.

En su página web, el colectivo hn anunciado que la construcción de las primeras 40 colmenas ya ha comenzado, y que este nuevo diseño está especialmente adaptado para soportar las garras de los osos. «Poco se imaginarían los ingenieros que diseñaron estos tubos de PVC que han sustituido a los viejos de hormigón para construir alcantarillados, que la alta tecnología tendría también una vocación de conservación de la biodiversidad», explica Fapas.

Actualmente, el colectivo se encuentra inmerso en la primera fase de trabajo, que consiste en adaptar los tubos al tamaño adecuado. Cada uno, de seis metros de largo, es cortado a la mitad para crear de ellos dos colmenas, que serán trasladadas en unas semanas a las zonas donde es importante la polinización de las abejas. El Fondo para la Protección de Animales Salvajes está seguro de que los osos volverán a intentar buscar el hueco para meter las zarpas, pero que no lo conseguirán.

Este modelo es el resultado de cerca de diez años de pruebas con diferentes tipos de colmenas. Las primeras instaladas eran construidas con bloques de hormigón. Eran muy resistentes, pero para instalarlas en lugares alejados, el volumen y el peso exigían un gran esfuerzo. Posteriormente comenzaron con las colmenas de PVC al ser un material resistente pero mucho más ligero. Estas daban un nivel de supervivencia más bajo a las abejas por falta de espacio en su interior, por lo que comenzaron a pensar en llevar el proyecto a unas mayores dimensiones.

Así se llega hasta el proyecto actual, que ya ha sido testado en alta montaña a 1.300 metros de altitud, con grandes nevadas durante el invierno y con un modelo experimental en madera. Los buenos resultados, y el aumento de la supervivencia de las abejas, han empujado a Fapas a reformar el modelo de PVC y diseñar esta nueva versión.

Ahora, el objetivo es que estas 40 colmenas que ya se están probando con éxito se multipliquen, y para ello necesitan colaboración ciudadana. Desde su página web han habilitado un apartado en el que animan a todo aquel que pueda a participar en la campaña con un donativo para la instalación de los nuevos modelos de colmenas anti osos. Se trata de colmenas el doble de tamaño de las anteriores, por lo que disponen de doble capacidad de almacenar miel y que también les permitirá resistir la presencia del parásito que las mata, la varroa.

Cada una de estas colmenas conlleva un precio de construcción y puesta en marcha de 200 euros, por lo que para financiar cada una necesitan cuatro colaboraciones de 50 euros cada una. Fapas anima a los lectores de su web a participar en este nuevo proyecto que ayudará a la conservación de la biodiversidad, y recuerda que cada donante conseguirá un certificado que acreditará su ayuda.

El número de osos se consolida: Asturias tiene 22 hembras y 38 esbardos

Un oso pardo en Asturias
Un oso fotografiado en Asturias

El censo del pasado año en la Cordillera Cantábrica es de entre 230 y 270 ejemplares, según las cifras de la administración

La Cordillera Cantábrica sigue consolidando la presencia de osos pardos en su orografía, pues en 2018 se registraron 38 hembras con 64 crías, que además están ampliando su área de distribución, lo que son «buenas noticias» para la especie según las administraciones con influencia en esta zona.  De esa cifra, en Asturias hay 22 hembras con 38 esbardos.

El director general de Biodiversidad de Cantabria, Antonio Lucio; la jefa de servicio de Especies Protegidas del Principado de Asturias, Teresa Sánchez; y el director general de Medio Natural de la Junta de Castilla y León, José Ángel Arranz, han presentado el censo de osos del pasado año de la Cordillera Cantábrica, que se estima que alberga entre 230 y 270 ejemplares. Según han explicado los representantes de las distintas administraciones, el recuento de hembras y crías es «el mejor indicador de cómo evoluciona la población de osos». Además, han avanzado que a partir de 2020 se realizará «un censo genético», un método más preciso que el actual -que se lleva a cabo mediante fotos y vídeos- y que no será invasivo. Con estas cifras, que siempre responden al mínimo posible, pues ante cualquier duda de duplicidad en el recuento se elimina el registro, se calcula que por unidad familiar existen 1,68 crías.

Fuente y fotos: Carla Vega. La Voz de Asturias.