Comunicado de la Asociación Española de Apicultores

Desde la Asociación Española de Apicultores piden la prohibición de los plaguicidas tóxicos para las abejas y la prohibición total de las fumigaciones aéreas en España

El jueves 9 de noviembre se realizará una nueva votación en el Comité Permanente de Plantas, Animales, Alimentos y Piensos (ScoPAFF) respecto a la prohibición del Glifosato. La Asociación Española de Apicultores se suma a la petición de Ecologistas en Acción y solicita al Gobierno español que tenga en cuenta los datos que muestran la importante contaminación del suelo y las aguas españolas con glifosato y se oponga a la autorización de este peligroso herbicida.

Además tras tener conocimientos nuevamente de fumigaciones aéreas este año, la Asociación Española de Apicultores vuelve a denunciar que se haya fumigado con avioneta en España, cuando desde Europa hay prohibición expresa. Es de destacar que desde la Comisión Europea se está tomando bastante interés sobre los polinizadores al contrario que ocurre en España, donde aunque se hayan prohibido las fumigaciones aéreas con el Real Decreto 1311/2012, de 14 de septiembre, por el que se establece el marco de actuación para conseguir un uso sostenible de los productos fitosanitarios, su prohibición ha quedado ambigua sujeto a excepciones. Y siguen las fumigaciones aéreas bajo esas autorizaciones “excepcionales”, que incluso en algunas zonas cada año se han vuelto rutinarias, como es el caso de zonas de olivar, donde se usa un producto muy tóxico para las abejas y para el medioambiente en general como es el dimetoato. El dimetoato, es un producto químico de síntesis muy peligroso para las abejas y el resto de polinizadores. Por lo que los daños son incalculables al eliminar a toda la población de polinizadores y poder afectar al resto de fauna y a la salud de todos los vecinos de esa región que estén cerca de estas fumigaciones aéreas.

Es de destacar que en dicho Real Decreto 1311/2012 aparezca la palabra “apicultores” como interesados a informar, aunque según el Anexo VI, la franja de seguridad mínima a asentamientos apícolas es de 100 metros, en la cual no podrá realizarse ningún tratamiento por medios aéreos, distancia insignificante con el vuelo de las abejas, por lo que la única opción que le quedaría al apicultor para salvar a las abejas  es “emigrar”, en el caso de que comunicaran con tiempo, con todo el trastorno económico y logístico que conlleva eso, además del transporte, búsqueda de nuevo asentamiento con lo complicado que está encontrarlo debido a la baja oferta en los montes públicos. Lo peor es que la distancia de seguridad mínima es igual sobre núcleos urbanos, y según el R.D. “en casos debidamente justificados en el plan de aplicación autorizado por la órgano competente, esta distancia podría reducirse”.

Las alternativas son claras, principalmente unas buenas prácticas agrarias compatibles con los polinizadores y la fauna auxiliar, destacar que la planta altabaca u olivarda (Dittrichia viscosa) es refugio del insecto Eupelmus urozonus, un enemigo natural de la mosca de la aceituna muy activo, pero al aplicar plaguicidas muy tóxicos como el dimetoato se elimina toda la fauna auxiliar. También, destacamos la acción de las trampas cromotrópicas para detectar y frenar la plaga de la mosca del olivo, concretamente para conocer realmente la situación de la plaga y en caso extremo, actuar con tratamientos desde tierra, siempre con productos menos tóxicos que el dimetoato, ya que ese elimina toda la fauna auxiliar, necesitándose en un futuro más plaguicidas, al romperse el equilibrio ecológico, por lo que la tendencia debería ser disminuir el uso de plaguicidas, beneficiándose todos los polinizadores y en general la salud ambiental de la zona.

Desde la Asociación Española de Apicultores, solicitan si tiene información o imágenes de estas fumigaciones tóxicas no duden en publicarla en su red social de Facebook, al igual que si conocen de otras zonas donde se hayan fumigado que lo indiquen, para denunciarlo de forma pública, agradecen a todas las personas que ya han colaborado publicando imágenes de fumigaciones y mortandades de abejas, ya no solo desde el aire, por desgracia son muchos los plaguicidas tóxicos autorizados en España, dañinos para las abejas y la salud de todos, por lo que desde la Asociación Española de Apicultores vuelven a denunciar que estén autorizados y piden que se prohíban en España.

Además ante las próximas votaciones respecto al uso de estos plaguicidas a nivel europeo, como será el caso de los plaguicidas neonicotinoides se opongan a su uso en Europa, es algo que lleva pidiendo la Red para la Prohibición de los Plaguicidas Neurotóxicos varios años, de la cual forma parte la Asociación Española de Apicultores, junto a otras organizaciones de apicultores, consumidores y ecologistas como Ecologistas en Acción o Greenpeace.

Enlaces con información desde otras organizaciones a información del comunicado:

http://www.ecologistasenaccion.org/article35254.html

http://www.greenpeace.org/espana/es/news/2013/February/Apicultores-y-ecologistas-crean-una-red-para-la-prohibicion-de-los-plaguicidas-peligrosos-para-las-abejas-y-otros-polinizadores/

Adjuntamos también el R.D que hacemos referencia en el comunicado de prensa e informe donde en la página 6 aparecen las hectáreas fumigadas y el número, en total 185 aplicaciones aéreas en 2016. En 2017 no tenemos datos del total, pero si sabemos que se ha vuelto a fumigar en la zona de Cádiz con dimetoato como ya ocurrió el año pasado.

Para mayor información sobre la Asociación Española de Apicultores puede consultar en nuestra web:

www.aeapicultores.org

También pueden seguirnos en nuestro facebook con más de 13000 seguidores:

www.facebook.com/aeapicultores.org

Fuente: AEA. Foto: Campaña Salvemos a las Abejas

Nota de VIDA APICOLA: Este comunicado fue enviado en la tarde del 8 de noviembre, víspera de la  votación en el Comité Permanente de Plantas, Animales, Alimentos y Piensos (ScoPAFF) respecto a la prohibición del Glifosato. Aunque el resultado de la votación se conocerá 24 horas más tarde, ello no es óbice para destacar la importancia de las peticiones. Seguiremos informando.