Campaña contra la avispa asiática

Campaña contra la avispa asiáticaTreinta y dos organizaciones entre apicultores (de 8 comunidades autónomas), ecologistas (Greenpeace, Ecologistas en Acción, FAPAS) y agrarias se unen para pedir al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) y a nueve comunidades autónomas (CC.AA.) que adopten todas las medidas a su alcance para frenar la expansión de la avispa asiática y minimizar los daños que produce en el medio ambiente y las pérdidas económicas en los sectores de la apicultura y fruticultura, ya que la situación empieza a ser alarmante por la falta de medios para hacer frente a este insecto invasor y a su rápida propagación.

Sigue leyendo

La Vespa Velutina se extiende: localizado el primer nido en Cantabria

vespa-vellutina-cantabriaMarcos Negrete, vicepresidente de la asociación cultural de apicultura “La Piquera”  de Camargo, ha  localizado  con la colaboración de apicultores del valle de Guriezo, el primer nido de Vespa Velutina Nigritorax en Cantabria. Se trata de un gran nido de gran tamaño sobre un pequeño castaño de 70 cms de ancho por 90 cms de alto, en un monte de pequeños eucaliptos rodeado de fuentes de agua muy próximas a su alrededor. El nido se encuentra en una ladera con bastante inclinación en la parte baja del valle  y no muy lejana de las casas pero afortunadamente lo suficiente lejos  para que no haya creado problemas con los vecinos del pueblo.

Sigue leyendo

Asturias teme la llegada de la avispa asiática

vespa-velutina-wikiSegún una información publicada en el periódico La  Nueva España de Oviedo por M. J. Iglesias, la temida avispa asiática (Vespa velutina nigritorax), podría haber plantado sus aguijones en Asturias, según sospechan varios apicultores, preocupados por el avance de los insectos, asentados ya en el País Vasco, Cantabria y Galicia. La denuncia llegó el pasado jueves de César del Río, un apicultor de La Regla de Perandones (Cangas del Narcea), que ha advertido de la presencia de enjambres en la Sierra de Castaneo. “En la rama de un castaño, a unos 15 metros del suelo ví un nido muy raro. Le tiré una piedra y cayo al suelo”. Su sorpresa fue mayúscula cuando vio que dentro había una enorme avispa muerta “tres veces más grande que las abejas de la zona”, señala. Las celdas del nido estaban hechas en horizontal “como las de las asiáticas”, explica. Le sorprendió el tacto, con suavidad de seda y la carcasa del nido, compuesta de varias capas.

Sigue leyendo