Las abejas bailan el Vals

VienaLa Catedral, la Ópera y hasta una refinería de petróleo en Viena se han convertido en un hogar más seguro para las abejas que las zonas rurales, donde el uso de pesticidas y la decreciente diversidad de flores amenazan a estos insectos.

“En contra de lo que la gente piensa, los últimos estudios aseguran que la miel de las ciudades puede ser incluso mejor que la del campo, porque aquí las abejas polinizan plantas sin contaminar, que no tienen pesticidas”, asegura a Efe Félix Munk, presidente de la organización austríaca de apicultores urbanos “Stadt-Imker”, en declaraciones a la agencia EFE.

Sigue leyendo