Protección para la abeja negra canaria

abeja negra canaria

El Cabildo de Gran Canaria aprobó por unanimidad en la sesión plenaria del miércoles, 29 de enero de 2014, una moción presentada por el consejero de Agricultura, ganadería, Pesca, Aguas y Patrimonio, Francisco Santana, para la especial protección de la abeja negra canaria, una especie que ocupa más de siete mil colmenas en la Isla y que por su alta productividad permite la subsistencia de numerosas familias en la Isla. En este sentido, el grupo del gobierno de la institución insular acordó instar al gobierno de canarias para que ponga en marcha un plan especial de protección de la abeja negra canaria frente a la incursión de otras especies foráneas.

Actualmente el sector apícola en Gran Canaria está conformado por poco más de siete mil colmenas pertenecientes a alrededor de doscientos titulares de explotaciones. Casi un cuarenta por ciento de las cuales son de apicultores no profesionales que obtienen de la apicultura una renta complementaria como fuente de ingresos. “Un cuatro por ciento pertenece a titulares que tienen en la apicultura su actividad principal. Teniendo en cuenta que las políticas comunitarias en materia agraria van encaminadas a la obtención de producciones respetuosas con el medio rural y que provean de rentas complementarias producto de la diversificación, la apicultura se perfila como uno de los subsectores ganaderos con mayor proyección dentro de la economía agraria insular”, explica el consejero Francisco Santana.

Además, la mejora genética de las razas ganaderas está considerada actualmente como uno de los pilares básicos para mantener una ganadería moderna, multifuncional y sostenible. No en vano, en el marco de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) se han venido desarrollando distintas estrategias para el mantenimiento y uso sostenible de los recursos genéticos de las especies ganaderas, siendo además una de las bases de actuación incluidas en el recientemente aprobado Plan de Actuación de la Reserva de la Biosfera de Gran Canaria.
 En este sentido, Gran Canaria cuenta con la abeja negra canaria, abeja que se considerada como variedad local especialmente adaptada a las condiciones geoclimáticas de la Isla. Esta abeja presenta características que la hacen deseable desde el punto de vista productivo como puede ser la resistencia a enfermedades o su extraordinaria mansedumbre. “En efecto, en un territorio tan sensible y reducido como el de Gran Canaria es de vital importancia contar con una raza de abeja que coexista con la actividad humana, sin que ello cause molestias a la población local”, explica Santana.
 La introducción de abejas reinas pertenecientes a otras razas puede alterar potencialmente la diversidad de las poblaciones locales mediante la hibridación de reinas locales con zánganos procedentes de las colmenas introducidas, por ello en 2001 el Gobierno de Canarias en virtud de la Orden de 6 de abril de 2001, por la que se establecen medidas especiales de protección para la conservación, recuperación y selección de la Abeja Negra Canaria, estableció medidas especiales de protección destinadas a la conservación, recuperación y selección de la abeja negra canaria fundamentalmente en las islas de Fuerteventura, La Palma y Lanzarote.
 Los estudios realizados por el Área de Biología Animal, Departamento de Zoología y Antropología Física de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Murcia y sus colaboradores constataron la existencia de introgresión genética en las abejas de las Islas Canarias, la cual provenía de abejas pertenecientes a otras razas europeas como A. m. ligustica o abeja italiana y A. m. carnica o abeja carniola. El nivel de introgresión genética fue muy acusado en el resto de todas las islas excepto en La Palma, que fue nulo, y en Gran Canaria, con una intensidad media.
 Recientes trabajos realizados por el mismo equipo científico en el que se examinan los patrones espaciales de la variación genética de la población de Apis mellifera en la isla de Gran Canaria, en relación a la combinación de los factores geoclimáticos y la práctica de introducción de reinas foráneas que podría estar alterando la distribución de los haplotipos mitocondriales, concluyen que el bajo nivel de hibridación y de subdivisión poblacional de la abeja en Gran Canaria condiciona favorablemente para diseñar, desarrollar y monitorizar a las poblaciones de abejas de las Islas Canarias en futuros programas de conservación.
El sector apícola de Gran Canaria ha elaborado un manifiesto de unidad en el reto y por la salvaguarda, la recuperación y selección de la abeja negra canaria donde solicitan la declaración de Gran Canaria como Reserva Integral de la abeja negra canaria, y que la misma sea declarada especie protegida de alto interés. 
Por lo anteriormente expuesto, según informa La Tribuna de Canarias, el Grupo Popular en el Cabildo de Gran Canaria sometió a la consideración del pleno la adopción de los siguientes medidas:

1. Instar al Gobierno de Canarias para que extienda los efectos a la isla de Gran Canaria de la Orden 6 de abril de 2001, por la que se establecen medidas especiales de protección para la conservación, recuperación y selección de la Abeja Negra Canaria.

2. Instar al Gobierno de Canarias para que declare Gran Canaria como Reserva Integral de la Abeja Negra Canaria, y que la misma sea declarada especie protegida de alto interés.

3. Instar al Gobierno de Canarias para que proceda inicie un plan de actuación con carácter inmediato, para la recuperación y aminoración de los daños causados por la fecundación incontrolada de los zánganos de razas introducidas en las islas sobre las poblaciones de abeja negra canaria.

4. Instar al Gobierno de Canarias para que establezca un programa de mejora real en la isla de Gran Canaria, en consenso con el sector apícola de Gran Canaria y la consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca, Patrimonio y Aguas del Cabildo de Gran Canaria, titulada por Francisco Santana, para la recuperación y mejora de la abeja negra canaria.

Como recordarán los lectores de Vida Apícola en una noticia publicada el pasado 27 de diciembre de 2013 ya recogíamos la preocupación sobre la delicada situación de la abeja negra canaria.