ONG y apicultores defenderán ante el Tribunal UE el veto a varios pesticidas

apicultoresSegún informa la agencia EFE, varias ONG y organizaciones de apicultores recurrirán al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (UE) para defender el veto comunitario a tres pesticidas neonicotinoides.

Una serie de ONG, encabezadas por Greenpeace, Bee Life European Beekepong Coordination y otras cuatro organizaciones medioambientales y de consumidores (Pesticides Action Network Europe, ClientEarth, Buglife y SumOfUs) se preparan así para intervenir ante la corte europea, con el objetivo de defender la prohibición de los productos “clotianidina” y el “imidacloprid”, producidos por Bayer, y el “tiametoxam”, fabricado por la suiza Syngenta, que han recurrido la prohibición ante la Justicia europea.

El veto a estos pesticidas entró en vigor el pasado día 1 de diciembre y fue decidido en mayo por la Comisión Europea (CE), que tuvo en cuenta el “elevado número de riesgos” que estos productos acarrean para las abejas, según un estudio llevado a cabo por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), tal como hemos ido informando ampliamente en VIDA APICOLA.

La prohibición, que será revisada en un plazo máximo de dos años, forma parte de una estrategia global puesta en marcha por Bruselas para frenar la disminución del número de abejas en Europa.

La organización ecologista Greenpeace publicó hoy los resultados de un estudio científico piloto sobre el terreno para aportar más pruebas de la nocividad de estos pesticidas, empleados en el cultivo de plantas y cereales, que demuestra que el líquido rezumado por las plantas cuyas semillas fueron tratadas con ciertos neonicotinoides “contienen concentraciones muy elevadas de pesticidas, resultando en una exposición potencialmente mortal para las abejas que beben el líquido”.

El director de Política Agrícola en la UE, Marco Contiero, afirmó en el comunicado que “Bayer y Syngenta han soltado a sus abogados para atacar el veto, que es científicamente riguroso, jurídicamente sólido y ayuda a proteger los intereses generales de los agricultores europeos y consumidores”. La prohibición parcial de estos tres pesticidas “es solamente un primer paso, aunque necesario para proteger a las abejas en Europa, y debe ser defendido de los ataques de compañías que persiguen sus intereses privados en detrimento de nuestro medio ambiente”, recalcó.

Evidentemente este veto no debe ser solamente mantenido, sino ampliado y reforzado en el futuro.