Las avispas asiáticas ya en Cataluña

Colmena-de-Vespa-velutina

Colmena de avispa velutina. DARP La Vanguardia

Un agricultor del Mallol, en la Vall d’en Bas (Garrotxa) ha localizado una gran colmena de avispas asiáticas (Vespa velutina), también conocidas como avispas asesinas por su voracidad y agresividad con las especies autóctonas. La ha localizado, según informa Ràdio Olot, sobre un roble y tiene unas dimensiones de 70 centímetros de alto por 50 de ancho. Los apicultores, no obstante, han alertado que las avispas madre ya han salido y que hay otros nidos repartidos por la zona.

El agricultor que ha localizado el primer nido de avispa asiática lo detectó después de seguir a algunos ejemplares que transportaban granos de uva siempre hacia la misma dirección. Una vez ha caído las hojas del roble, ha podido dar con la gran colmena. Los apicultores aseguran que deberán buscar a las madres con la llegada del buen tiempo. Las mismas fuentes apuntan que será difícil erradicarlas, pero confían en poder controlarlas.

El primer ejemplar se detectó el pasado 5 de septiembre en Ripoll, a los que siguieron otros el 30 de septiembre en Susqueda y Sant Privat d’en Bas.

Datos del departamento de Agricultura

Según una nota facilitada por el departamento de Agricultura, “el nido fue localizado el pasado el lunes por parte del Cuerpo de Agentes Rurales a un kilómetro y medio del colmenar donde se observaron los primeros ataques de esta especie alóctona, y se encuentra en la parte más alta de la copa de un roble de unos 25 metros de altura, en un bosque cercano al vecindario del Malloll de la Vall d’en Bas”.

El nido localizado tiene las dimensiones de una pelota de unos cuarenta centímetros de diámetro, indica Agricultura y se observa actividad muy escasa. La versión oficial indica que “las hembras fecundadas nacidas en este nido habrán marchado para hibernar y muchas obreras ya han muerto, por lo que ya no supone ningún riesgo para la dispersión de la especie en el momento actual ya que estos nidos en el invierno quedan totalmente abandonados y no se vuelven a ocupar nunca más”.

Teniendo en cuenta las dificultades de acceso al nido, por encontrarse a una elevada altura y rodeado de árboles, se está analizando la metodología y la técnica más apropiada para su retirada, garantizando las máximas medidas de seguridad, actuación que ejecutará a partir de la próxima semana.